martes, 10 de octubre de 2017

Editorial Nórdica

Nordica.png
Recientemente he descubierto esta editorial y creo que vale la pena compartir su hallazgo.
Según ellos mismos cuenta en su web, la editorial nació con la voluntad de "ser la editorial de referencia en España de las diferentes literaturas de los países nórdicos" pero paralelamente también ha abierto una línea que es la que a mí me interesa especialmente. Se trata de una serie de colecciones de libros ilustrados para adultos, una variedad literaria interesantísima y que permanece desconocida para gran parte de del público.
Podéis acceder a su catálogo y realizar pedidos desde http://www.nordicalibros.com/

jueves, 28 de septiembre de 2017

Dos libros interesantes para gente creativa

Me gustaría compartir con todos vosotros dos libros que he leído recientemente y que me han parecido interesantes para cualquier persona creativa. Se trata de "Roba como un artista" y "Aprende a promocionar tu trabajo" ambos del autor Austin Kleon.

RCUA.jpg

El primero de ellos te habla de como nadie crea absolutamente desde cero, toda obra se ha basado necesariamente en lo que había antes, por eso no hay que tener ningún tipo de pudor a la hora de inspirarnos, copiar y hasta re-apropiarnos del trabajo de otros artistas para crear nuestra propia obra a la que, queramos o no, siempre le daremos nuestro propio gesto personal. No hay que tener miedo a no ser original, tal como dice André Glide, el actor francés al que cita el autor en el libro, "Todo lo que necesita decirse ya se ha dicho. Pero como nadie estaba escuchando, todo tiene que decirse de nuevo".

APTT.jpg

El otro libro nos enseña como no es necesario ser un genio para dar a conocer tu trabajo, basta con perder esa timidez endémica que tenemos muchos individuos que nos dedicamos a la creación artística y atrevernos a promocionar nuestras creaciones a través de cualquiera de las innumerable vías que hay disponibles a día de hoy, muchas de ellas gracias a la tecnología y que Austin nos sintetiza en 10 recursos.

martes, 27 de septiembre de 2016

"Menos es más" en dibujo vectorial

La ilustración es una disciplina apasionante por muchas razones. La capacidad de transmitir emociones a través del dibujo es algo para lo que algunos/as tienen especial habilidad pero que puede estar al alcance de todos con la suficiente práctica y dedicación.
La ilustración digital no es ninguna excepción, y dentro de esta variante, la ilustración vectorial que podemos realizar con aplicaciones como Adobe Illustrator tiene unas características propias que permiten conseguir resultados sorprendentes con una relativa economía de medios.

Y es que, en mi opinión, lo difícil no es conseguir un resultado satisfactorio con la aplicación de múltiples efectos y detalles, lo realmente complicado es conseguir transmitir una emoción con un número de elementos muy reducido.
Este tipo de ilustración minimalista es realmente difícil de manejar, o por lo menos lo es para mí, pues cuando se trata de expresar algo con unas pocas formas geométricas no basta con la técnica, hay que tener ese tipo de sensibilidad que te permite conectar con una parte de ti mismo capaz de reflejar una sensación no traducible a palabras.
Esta ilustración que realicé hace pocos días podría ser un ejemplo de lo dicho.



Fijaos que la cantidad de vectores utilizada es mínima. La estructura es realmente simple. Pero una vez se le aplican los atributos de color queda algo así.



Como podéis comprobar el uso del color se reduce a tres tonos, blanco, negro y gris, pero son más que suficientes para lograr transmitir el sentimiento de soledad y melancolía que estaba implícito en la idea original de la ilustración.

Cuando elaboro un proyecto como éste aunque siempre parto de una idea inicial, se trata de una pensamiento vago y en un estado que podríamos considerar difuso. Es conforme voy trazando vectores sobre el lienzo conforme empiezo a ver las formas que deben ir en cada posición específica del encuadre. Es un proceso curioso y casi mágico, pues me atrevería a decir que interviene casi en igual medida los dos hemisferios cerebrales, el izquierdo encargado del lenguaje y del razonamiento intelectual y el derecho responsable de las emociones y los sentimientos que no pueden expresarse verbalmente.

Es por eso que estas ilustraciones con un número de elementos mínimo no puede crearse de cualquier manera si se quiere transmitir algo con ella y que sea algo más que un conjunto inconexo de curvas. Al menos en mi caso necesito estar en un estado de animo determinado que me permita modular los mínimos elementos y colocarlos en la cantidad y la situación exacta hasta saber cuando el resultado es el correcto. Y esto es algo que se conoce de un modo bastante intuitivo, casi inconsciente.

¿Y a vosotros, os transmite algo este tipo de ilustración?

martes, 30 de agosto de 2016

El reto de la página en blanco


.
Para muchos artistas uno de los momentos de mayor tensión es enfrentarse a la página en blanco que representa el vacío, la nada. Ante nosotros no tenemos nada y de nuestro lápiz 

tenemos que sacar lo que sea. No obstante cuando hablamos de la "página en blanco" como siempre que nos referimos a cualquier término utilizado para representar a la "nada" , estamos hablando en términos relativos, en realidad la página en blanco no está tan en blanco como parece, incluso el papel más limpio y satinado puede mostrar irregularidades que pueden hacerse evidentes ante el reflejo de la luz, ya no hablemos si se trata de un papel reciclado, cuadriculado o re-utilizado como un papel de servilleta o la antigua hoja de un dietario, en esos papeles hay un montón de elementos gráficos incluso antes de realizar el primer trazo .
En realidad cuando hablamos de la página en blanco nos estamos refiriendo a que no hay "nada" respecto al estado anterior de la página, esa nada es una convención como lo son la mayoría de ideas que se utilizan en para expresar el concepto de "nada" ya que la "nada" absoluta es muy difícil de encontrar en el universo y casi imposible en la Tierra. Así que artificialmente nos imponemos un límite a partir de lo que ya hay en la página y situamos ahí un hipotético punto 0. Con esta decisión muchas veces lo que conseguimos es auto-infligirnos una tensión que en ocasiones puede minar la creatividad.
Por eso a mí me encanta dibujar sobre papel utilizado, si hay algo escrito o dibujado previamente mejor. De alguna manera la historia que está por contar se mezcla con los rastros de la historia ya contada previamente en un mágico palimpsesto que enriquece la obra final. Cuando empiezas un dibujo sobre algo ya impreso de alguna forma lo que vas a hacer ha de rendir homenaje a lo que ya hay en el papel aunque solamente sean manchas o trazos sin sentido y este hecho generalmente ayuda a la creatividad a dar ese gran salto al vació que se ejecuta cada vez que te asoma a una nueva hoja de papel.